Tienes que saber que los ácaros son organismo microscópicos que viven normalmente en las telas o superficies similares por lo que puede llegar a ser un problema en casa si sufres de algún tipo de alergia a los ácaros.

Que son los ácaros?

Los ácaros del polvo pertenecen a la familia Pyroglyphidae de la clase arácnidos (Arachnida) y familiares directos de las arañas y garrapatas. Miden entre 0,2 y 0,5 mm y no pueden verse a simple vista. Prefieren las zonas de clima templado y de humedad relativa alta y con poca luz. Se multiplican mejor cuando la humedad esta entre 75-80 % y una temperatura de 21ºC.

acaros en casa

Uno de sus hábitats es el polvo del interior de las casas. Sus lugares favoritos para vivir son colchones, almohadas, peluches, alfombras, etc. parecido a los sitios donde puedes estar también las chinches. En estos lugares encuentran su alimento favorito, que son las escamas de piel humana, cabellos y uñas, y de los animales.

Los ácaros del polvo doméstico tienen un intestino simple, no tienen estómago, sino más bien “divertículos”, que son sacos o bolsas que desvían de los órganos huecos. El ciclo de vida de un ácaro del polvo doméstico masculino es de 10 a 19 días pero  un ácaro del polvo doméstico femenino puede durar hasta 70 días, poniendo de 60 a 100 huevos en las últimas 5 semanas de su vida.

Problemas que causan los ácaros

Los ácaros del polvo son los principales causantes de alergias y asmas. Las deposiciones de los ácaros y diversas partes de su cuerpo contienen las partículas que al volatilizarse y tomar contacto con la mucosa nasal o bronquial producirán en éstas una inflamación que derivará en alergia y/o en asma bronquial.

Hay personas hipersensibles con 2 mg de ácaros por gramo de polvo les puede causar una reacción alérgica, mientras que 10 mg por gramo de polvo pueden producir una crisis de asma. Solo 25 especies se han considerado como potencialmente alérgicas para las personas.

acaros

 

Consejos para eliminar los ácaros de casa

  • Lavar semanalmente la ropa de cama: Mejor lavar  con agua caliente, a una temperatura no menor a los 60°C, si no se puede lavarse con agua caliente, puedes ponerla en la secadora durante unos 15 minutos a temperatura elevada. También, si tienes artículos que no se pueden lavar, congelar durante un día y ya no habrá ácaros.
  • Utilizar fundas anti ácaros y almohadas.
  • Controlar la humedad en tu casa: Intentar tener en casa una humedad por debajo del 50%
  • Eliminar los rastros de polvo
  • Usar la aspiradora frecuentemente
  • Intentar eliminar alfombras
  • Disminuir la decoración el máximo que se pueda