La cucaracha Blatella Germanica es una de las principales plagas que podemos encontrar principalmente donde se manipulan alimentos, bares, restaurantes, hoteles y viviendas.

Como son

Miden entre 1.3 a 1.6 cm, durante el día se esconden en grietas y zonas protegidas que sean cálidas y húmedas, pero durante la noche salen a buscar alimento y aparearse.

La Blatella Germánica suele tener un color pardo amarillento con dos franjas oscuras, poseen dos pares de alas, pero pueden ser reducidas o faltar. Antenas largas multisegmentadas, realiza una metamorfosis incompleta, con fase de huevo y ninfa. A demás puede trepar por superficies verticales, tanto rugosa como pulidas. Son omnívoras, comen de todo.

Reproducción

La cucaracha Germánica su capacidad de reproducción es muy alta, cada hembra puede producir entre 4 a 8 ootecas en intervalos aproximados de un mes. Cada ooteca puede contener hasta 30 huevos.

La cucaracha Germánica retiene la ooteca en su abdomen justo antes de que eclosionen los huevos, entre 3 y 4 semanas después del apareamiento. Y suelen colocar la ooteca en un ligar protegido y cerca de una fuente de alimento. Después de eclosionar los huevos, las ninfas mudaran hasta siete veces hasta alcanzar la madurez, un ciclo que puede completarse en 3 meses y medio si la temperatura se mantiene alrededor de 25ºC.  El cabo de 6 semanas después de nacer ya son adultas.

Donde viven

Normalmente la cucaracha Germánica la encontramos en nuestra vivienda en la cocina. Les gusta los lugares con alta temperatura y alta humedad, como los motores de los electrodomésticos. Es muy probable que entre en nuestro hogar a través de la compra. En locales o industrias se suele transportar entre flejes de envases.

Por qué son un problema

Algunas cucarachas se pueden infectar con bacterias nocivas (por ejemplo. Salmonella) y propagar las bacterias por donde van pasando.

Van dejando sus heces en armarios, lavabos y encimeras, por los lugares donde pasan.

Pueden transmitir alergias y asmas a los niños. Para reducir el riesgo es conveniente deshacerse de las cucarachas muertas y sus heces.

Medidas de control

Tapar las grietas donde se pueden esconder las cucarachas y sellar los huecos a través de los cuales pueden entrar en tu hogar.

Mantener un buen nivel de higiene:

  • Impedir que accedan alimento y al agua.
  • Impedir que acedan en refugios y que se puedan dispersar.
  • Evitar la acumulación de residuos.
  • Controlar la entrada de la compra, materiales, embalajes, etc.
  • Controlar la ventilación, que aceleran la deshidratación de las cucarachas.
  • No dejar platos sucios en la cocina.
  • Sacar la basura regularmente y cerrar bien las bolsas.
  • Limpiar y aspirar periódicamente detrás de los hornos, microondas, neveras, etc.
  • Mantener secas las zonas de almacenamiento.

Y si no puede eliminar la plaga de cucarachas germánica póngase en contacto con un profesional de Diset Control de Plagas.