La Legionella es una bacteria del genero Legionella. Normalmente forma parte de la flora bacteriana de aguas superficiales (lagos, ríos, estanques) y es muy resistente. Pero normalmente la encontramos con temperaturas de 35 a 37 grados, aunque con temperaturas de 20 a 45 grados se multiplica muy rápidamente.

Instalaciones

El problema viene cuando  encontramos la bacteria en las siguientes instalaciones y es transmitida a las personas:

  • Cabezal de la ducha y grifos.
  • Torres de refrigeración.
  • Bañeras de hidromasaje, principalmente cuando no se vacía después de cada uso.
  • Sistemas de agua caliente sanitaria.
  • Sistemas de agua climatizada.
  • Humectadores evaporatorios.
  • Depósitos de agua.
  • Sistemas de protección contra incendios.
  • Instalaciones de lavado de vehículos.

 

Como se transmite la legionella

Se transmite principalmente por inhalación, cuando hay una instalación contaminada puede dispersar en el aire gotas de agua que contengan la bacteria, y cualquier persona que este expuesta puede  inhalar esas gotas de agua. A sí la Legionella llega al aparato respiratorio. No se transmite de persona a persona, ni de animales a personas y ni ingerir alimentos contaminados.

Otra forma menos habitual de transmisión es por aspiración de agua potable que contenga la bacteria, en vez de ir el agua en el aparato digestivo va en el respiratorio.

Tienen mayor probabilidad de enfermar después de inhalar la bacteria son: personas mayores de 50 años, fumadores o exfumadores. Personas con enfermedad pulmonar crónica, personas con cáncer, con el sistema inmunitario debilitado.

Síntomas de la legionella

Los síntomas de la legionella aparecen entre dos y diez días, los síntomas más comunes son:

  • Malestar general.
  • Dolor de cabeza.
  • Fiebre (suele ser alta).
  • Puede tener dolor articular y muscular.
  • Problemas respiratorios.
  • Dolor en el tórax.
  • Diarrea, nauseas, vómitos y dolor abdominal.
  • Confusión y problemas de equilibrio.

De forma más leve puede presentar la fiebre Pontiac, que los síntomas suelen empezar  en horas o hasta 3 días, suelen tener fiebre y dolores musculares.

Para prevenir la infección de la Legionella en las personas es tener un buen mantenimiento, limpieza y desinsectación de los sistemas de agua caliente, instalaciones de refrigeración, depósitos de agua, etc.

Si necesita realizar un tratamiento de control y prevención de la Legionella contacte con Diset control de plagas.